¿Ya estás practicando la economía circular?

Estilo de vida

El círculo simboliza la unión, la perfección y la vida misma. Piensa en todos los aspectos en los que el círculo está presente en tu día a día. La sangre dentro de tu cuerpo hace un recorrido circular para limpiar y nutrir tus células.

En este mismo momento te encuentras viajando por el espacio a miles de kilómetros por hora, casualmente, de forma circular. Y este mismo círculo es el que la naturaleza tiene pensado para nosotros para que el agua de los mares, ríos y arroyos vuelva a la tierra para nutrirla y así permitir que crezcan las semillas de maravilla que nos nutren de forma saludable. Es gracias a la dinámica circular que las hojas que caen a la tierra se convierten en el alimento de las lombrices, nuestras aliadas número uno para fertilizar los suelos.

Y ahora viene la gran pregunta: si la naturaleza es capaz de utilizar el círculo para lograr que todo funcione, ¿por qué no somos nosotros capaces de aplicar la economía circular?

¿Qué es la economía circular?

La economía circular consiste en reutilizar los objetos que forman parte de nuestra vida cotidiana para que duren mucho más de lo que hoy los hacemos durar.

¿Qué haces cuando tu teléfono celular se rompe? Lo tiras y te compras otro, ¿verdad?

¿Cuál es el destino de tu calzado deportivo cuando las suelas se despegan? El bote de basura, ¿cierto?

¿Y qué les sucede a los frascos ¡de plástico! de mermelada y de crema hidratante cuando el contenido se termina? Son desechados, ¿o me equivoco?

Pues bien, la economía circular consiste en evitar llevar al tarro de basura nuestros objetos por la mayor cantidad de tiempo posible.

¿Cómo puedo participar de la economía circular?

  • Lleva tu teléfono celular a reparar en vez de tirarlo (para fabricar un teléfono celular se extraen metales raros desde debajo de la tierra. ¿Puedes imaginarte el daño que eso significa para el planeta?
  • Cuando se te rompa el calzado con el que entrenas para tener un estilo de vida más saludable, ¡repáralo! No es tan malo andar por el mundo con unas suelas pegadas (peor es quedarse sin un mundo por el cual andar).
  • Los frascos de plástico pueden convertirse en vistosas macetas de aromáticas si los decoras de forma sencilla por fuera.

¿Qué te han parecido estas ideas para iniciarte en el camino de la economía circular?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú
💬 ¿Necesitas ayuda?